Eventos de tecnología, formación y entretenimiento

Los eventos especializados en tecnología y entretenimiento atraen a muchas personas, sin diferencia de raza, edad o nacionalidad. Los congresos de videojuegos también reúnen a un grupo bastante mixto de personas que se interesan por las novedades y los últimos productos electrónicos del mercado digital.

Contrariamente a lo que se piensa, no solo los adolescentes asisten a eventos de videojuegos. Su público es bastante variado y muchos comparten cosas en común. La ciudad de Las Vegas quizás sea uno de los lugares más emblemáticos del mundo para realizar convenciones y congresos. Sin embargo, en países latinoamericanos como Perú, Argentina y Chile hay eventos de mucha calidad.

Eventos de videojuegos y formación tecnológica en América Latina

Recientemente se realizó en Perú, el Lima Games Week, un festival especial para jugadores de videojuegos y juegos de casino online. Los asistentes conocieron las novedades diseñadas por la compañía de software Microgaming para Jugar River Belle, y disfrutaron también de charlas de los desarrolladores de Epic Games y NetEnt. Además de un torneo de Fortnite con los mejores jugadores de México y Perú.

La industria de los videojuegos atrae no solo a jugadores, sino también, a niños y jóvenes que desean aprender a programar y a desarrollar sus propios videojuegos. Los nativos digitales tienen una relación bastante natural con la tecnología, por ello, no resulta descabellado que deseen estudiar y formarse en carreras relacionadas con las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación).

Realidad Virtual, diseño de juegos 3D, robótica y todo lo relacionado con la tecnología reciente les apasiona. En las escuelas primarias de varias ciudades de América Latina como Buenos Aires y Santiago de Chile, los niños tienen acceso a talleres especiales para aprender a programar en varios lenguajes digitales. Con ese conocimiento previo, es más probable que elijan carreras que fomenten el crecimiento tecnológico y la innovación en la región.